Actualidad

Ergonomía y su relación con la prl

29 julio, 2019

Ergonomía y su relación con la prl
Comparte:

La ergonomía es una ciencia muy ligada a la prevención de riesgos laborales. Esta puede describirse en pocas palabras como el estudio de la relación entre el trabajo y la persona que lo realiza. Su objetivo no es otro que hacer que el trabajador esté lo más satisfecho posible con su lugar de trabajo, a la par que se previenen todo tipo de riesgos para su salud.

Dentro de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales se recoge la necesidad de aplicar estos conocimientos, señalando que es obligatorio: “adaptar el trabajo a la persona, en particular en lo que respecta a la concepción de los puestos de trabajo, así como a la elección de los equipos y los métodos de trabajo y de producción, con miras, en particular, a atenuar el trabajo monótono y repetitivo y a reducir los efectos del mismo en la salud.”

La importancia de la ergonomía es vital, por eso es necesario que los encargados de prevención de riesgos laborales la tengan siempre en cuenta la hora de realizar sus auditorías y cuando se elabore el plan de prevención de riesgos laborales correspondiente.

En este artículo explicaremos más detenidamente qué es la ergonomía y sus objetivos y prestaremos atención a todos los puntos a tener en cuenta cerca del diseño del puesto de trabajo.

 

¿Qué es la ergonomía?

La Asociación Internacional de Ergonomía la define como un conjunto de conocimientos científicos que se aplican en el trabajo para adecuar los productos, sistemas y entornos a las necesidades, limitaciones y características de las personas que vayan a usarlos. Se recalca además que el objetivo es optimizar su eficacia, seguridad y bienestar.

En otras palabras, se basa en adaptar las condiciones, herramientas y espacios al trabajador y no al contrario. Teniendo siempre en cuenta sus capacidades y posibilidades.

Para ello, se presta atención a seis aspectos principales dentro de la actividad laboral:

  1. Demandas energéticas de la actividad.
  2. Posturas de trabajo, la existencia o no de movimientos repetitivos o la manipulación manual de cargas y cómo se está realizando.
  3. Condiciones ambientales: ruido, iluminación, temperatura, humedad o vibraciones.
  4. Factores relativos a la organización: horarios, tipos de pausas y jornadas, turnos, etc.
  5. Calidad de la información transmitida a los trabajadores (órdenes, instrucciones, normas) y cauces de comunicación.
  6. Interacciones persona-máquina.

Todos estos aspectos se recogen dentro de las auditorías de prevención de riesgos laborales ya que estos factores de riesgo ergonómicos pueden tener consecuencias para la salud y el rendimiento del trabajador. Un ejemplo básico es la fatiga muscular pero también puede haber consecuencias más graves como enfermedades, patologías y lesiones o la aparición de Trastornos Musculoesqueléticos (TME).

 

Objetivos de la ergonomía

El objetivo principal de la ergonomía es garantizar la calidad de la vida laboral. Es decir, conseguir unas condiciones en el trabajo que no solo no dañen la salud, sino que ofrezcan medios para favorecer el desarrollo personal de los trabajadores.

Concretamente, la ergonomía cuenta con seis objetivos:

  1. Detectar, analizar y disminuir los riesgos laborales
  2. Adaptar el puesto y condiciones de trabajo al profesional
  3. Fomentar la evolución de las situaciones de trabajo
  4. Controlar la introducción de nuevas tecnologías, así como la adaptación de todo el equipo a estas.
  5. Establecer las características que han de tener los útiles, herramientas y materiales para ser ergonómicos.
  6. Aumentar la motivación, confort y satisfacción en el trabajo.

 

Puntos a tener en cuenta cerca del diseño del puesto de trabajo

Un buen diseño de los puestos de trabajo es fundamental para adecuar las tareas del trabajador a sus características físicas y psíquicas. Para ello hemos de tener en cuenta los siguientes puntos:

  • Ajustar el sistema de trabajo para que los esfuerzos del trabajador no sobrepasen los límites establecidos: Han de tenerse en cuenta la carga física y mental del trabajo, que los descansos y pausas sean suficientes y que la configuración de los horarios y turnos sea adecuada.
  • Estudio postural del puesto: Fomentando evitar posturas que produzcan lesiones y formando a los trabajadores para que puedan evitarlas.
  • Concebir que máquinas equipos e instalaciones sean seguras y funcionales.
  • Adaptar las condiciones ambientales a las necesidades del personal: Teniendo en cuenta la iluminación, cantidad de ruido, temperatura adecuada, etc.
  • Diseño ergonómico del puesto de trabajo: Prestando atención, por ejemplo, a aspectos como la altura de la cabeza y de los hombros, el alcance de sus brazos o la longitud de sus piernas.

 

Comparte:

También te puede interesar...

Deja un comentario