Medidas de prevención ante la COVID-19 en las empresas

> Introducción

Ante la situación en la que nos encontramos se hace imprescindible el cumplimiento de todas las disposiciones e instrucciones dadas por las autoridades sanitarias tanto a nivel estatal como autonómico por parte de las empresas y de los trabajadores. Ante el nuevo riesgo que supone el posible contagio, los servicios de prevención de las empresas juegan un papel importante, asesorando a las empresas a adaptar las condiciones laborales para minimizar, en la medida de lo posible, los contagios en el centro de trabajo. Estas medidas se deben plasmar en un Plan de Contingencia o protocolo general de seguridad y salud.

Para la elaboración de este Plan de Contingencia se debe consultar con los representantes de los trabajadores a través de los Comités de Seguridad y Salud o bien, si no los hubiese, con la participación de los delegados de prevención.

A través de la modificación de la Evaluación de Riesgos por parte del Servicio de Prevención, se deben concretar en medidas a través del Plan de Contingencia, y es importante indicar que esto debe hacerse previamente a la vuelta a la actividad en la empresa.

Este documento final debe ser claro, conciso y que concrete de manera práctica las medidas que toma la empresa para minimizar, en la medida de lo posible, el contagio entre los trabajadores del centro.

Se debe hacer un seguimiento constante de las medidas de dicho plan, por parte de la empresa y de los representantes de los trabajadores. Por eso es conveniente la constitución de una comisión de seguimiento en aquellas empresas que existan delegados de prevención o representación legal de los trabajadores.

> Medidas del Plan de Contingencia

Lo fundamental es que el contenido del Plan debe ser realizado por el Servicio de Prevención Propio o Ajeno, adaptando la evaluación de riesgos y, además, los delegados de prevención, en caso de existir, deben ser informados y consultados sobre su idoneidad y en su elaboración.

La evaluación de riesgos y el plan de contingencia deben tener en cuenta al personal especialmente vulnerable al contagio del virus. El servicio de prevención tendrá que actuar en función de lo establecido por las autoridades, algo que viene establecido en los Anexos III y IV del Procedimiento de Actuación para los Servicios de Prevención de Riesgos Laborales frente a la Exposición al SARS-CoV-2:

Las medidas que debe implementar el Plan de Contingencia, de forma orientativa, serían:

  • Establecer y mantener el teletrabajo y trabajo a distancia en la medida de lo posible.
  • Retomar la actividad de manera gradual de acuerdo con lo que establezcan las autoridades sanitarias y el servicio de prevención.
  • Identificar los servicios esenciales y organizar equipos de trabajo separados para evitar una posible afectación del virus colectiva y así garantizar su disponibilidad.
  • Se tendrá que garantizar la seguridad y salud de las personas trabajadoras especialmente sensibles frente a la COVID-19, teniendo que reflejarse este criterio en la evaluación de riesgos. Su incorporación tiene que estar vinculada a las indicaciones del servicio de prevención y una vez se hayan adoptado las medidas preventivas razonables.
  • Garantizar que el personal trabajador conozca los protocolos y los nuevos procedimientos y medidas a aplicar con el fin de evitar el riesgo de contagio (elaborar y distribuir material, realizar formación a distancia previa a la reincorporación, etc.).
  • Reducir el número de trabajadores y trabajadoras presentes de forma simultánea cuando sea necesario, con el fin de garantizar la distanciación entre los trabajadores.
  • Establecer horarios y turnos especiales para reducir el número de personas trabajadoras presentes al mismo tiempo.
  • Flexibilizar los horarios.
  • Limpiar y desinfectar adecuadamente los puestos de trabajo, especialmente las zonas comunes y las superficies de trabajo compartidas. Las instalaciones se limpiarán como mínimo una vez al día y dependiendo de su uso, por ejemplo a cada cambio de turno. Los comedores, después de cada servicio, los lavabos dependiendo del uso se aumentará la frecuencia diaria.
  • Analizar la distribución y organización de los puestos de trabajo para garantizar que se puede mantener la distancia de seguridad en todas las áreas de uso común.
  • Identificar las tareas en las que será difícil respetar la distancia de seguridad y buscar posibles soluciones, como barreras físicas y elementos de separación entre personas, modificar la forma de ejecutar la tarea, o el uso de equipos de protección individual.
  • Revisar que el sistema de ventilación y climatización funcione adecuadamente. En cuanto a la ventilación, destacar su importancia al ser el contagio por aerosoles la principal forma de contagio.

  • La utilización de equipos de protección respiratoria (EPI respiratorio) y otros tipos de mascarilla quirúrgicas y/o higiénicas se incorporarán obligatoriamente de acuerdo con la evaluación de riesgos de los puestos de trabajo, indicaciones de los servicios de prevención o siguiendo las recomendaciones de la autoridad sanitaria. Su uso es recomendable en general a los puestos de trabajo con espacios compartidos (especialmente superficies de trabajo) o cuando pueda ser más difícil el cumplimiento estricto y permanente de las distancias de seguridad mínimas establecidas.

> Medidas en relación a la movilidad

  • Flexibilizar los horarios de entrada y salida para evitar las horas punta del transporte público y evitar aglomeraciones.
  • Evitar viajar más de una persona al vehículo particular, en la medida de lo posible, manteniendo medidas higiénicas antes de acceder en el vehículo y también al bajar. Pueden desplazarse dos personas en el mismo vehículo particular si desarrollan la actividad laboral en el mismo centro de trabajo y siempre respetando la medida de un ocupante por hilera de asientos y situados a la distancia máxima (en diagonal una de la otra). Es importante no sacarse la mascarilla.
  • Reducir el número de desplazamientos a través de medidas organizativas y de flexibilidad que permitan reducir el número de días que hace falta presencia física al centro de trabajo.
  • Eliminar o evitar los viajes no esenciales.
  • Valorar por parte de la empresa facilitar un transporte privado colectivo a las personas trabajadoras, siempre limitando la ocupación a 1/3 y manteniendo distancia de 1,5 metros.
  • Seguir las recomendaciones de las autoridades en la materia.
En transporte público: